De qué hablamos cuando decimos Comunicación Digital

Uno de los mayores desafíos con los que me encontré luego de finalizar mis estudios e intentar insertarme en el mercado laboral fue la falta de conocimiento tanto de los empleadores como mía en lo que “se venía” en materia de Comunicación.

Como licenciada formal, por llamarlo de alguna manera, me daba cuenta que no encajaba en las búsquedas que se realizaban y ahí comencé a preguntarme si la carrera me dio las herramientas necesarias. Y la respuesta es que sí, pero… (sí algún pero iba a haber) como toda carrera uno luego debe especializarse y, en la vorágine diaria de conexión, redes, whatsapp y webs encontré el agujero por el cual ingresar y desarrollarme en esta profesión.

Con unos años de experiencia, muchas horas de lectura e investigación online (alguna ventaja teníamos que tener) puedo hablar con mayor certeza que dudas de qué es la Comunicación Digital, cómo impacta en el desarrollo de una pyme, industria u organización y cuál es nuestro aporte como promotores y productores de comunicación en relación con el resto de las áreas.

Aún, con los cambios y la dinámica actual muchas organizaciones se resisten a participar en el llamado ecosistema digital o lo hacen de manera muy intuitiva y poco profesional. El desafío mayor al que hoy se (y nos) enfrentamos es a mantener un flujo constante de información con nuestros usuarios obteniendo el feedback necesario para tener clientes fieles y activos.

La comunicación digital es una herramienta de todos: debe ser parte del plan de negocios de la empresa, implementándose en todos los sectores desde el comercial, pasando por recursos humanos, administración, gerentes, y público externo como pueden ser los clientes o proveedores.

El mayor beneficio de este extenso proceso es la transformación de una organización vertical en una horizontal que se refleja en una mayor apertura, participación y sobre todo credibilidad de la empresa.

Y la verdad es que, sin menospreciar al resto, somos el nexo y por ende, los responsables de tooooodo lo que la empresa quiere decir y el impacto que causa.

¿Qué elementos componen la Comunicación Digital?

Antes de comenzar debemos realizar un análisis de la situación, lo que conocemos con diagnóstico donde describiremos la situación inicial, para luego pasar a establecer los objetivos que nos indicarán el camino a seguir.

Posteriormente vamos a realizar la estrategia digital y acá es donde vamos a establecer la viabilidad de cada una de las acciones ideadas para lo que deberemos evaluar las posibilidades y recursos tanto materiales como humanos. Por último ejecutaremos estas acciones y haremos la posterior evaluación para identificar los resultados de nuestro trabajo y plantear las mejoras o nuevas estrategias.

Como ven, este proceso es cíclico y continuará trabajándose indefinidamente.

Algunas de las preguntas que debemos hacernos al plantear el Plan de Comunicación Digital son: el qué (pretendemos hacer), porqué vamos a hacerlo (fundamentación), porqué queremos hacerlo (motivación), para qué lo haremos (los objetivos), dónde lo haremos (redes, web, offline), cuándo lo haremos (tiene que ver con el tiempo de desarrollo e implementación), cómo lo haremos (estrategia y metodología), para quiénes lo haremos (nuestro público), quiénes lo haremos (todas las áreas que intervienen y los responsables de las mismas) y por último con qué recursos contamos y si necesitamos más (armado de presupuesto).

Interrelación con otras áreas

Al momento de planificar debemos reconocer los diferentes escenarios y áreas con las cuales trabajaremos, de allí que dicha planificación sea flexible y aunque tengamos las acciones y propuestas detalladas nunca será de manera definitiva; debemos entender los cambios y continuidades como parte de la transformación y para ello requerimos de la observación, comprensión, vinculación y propuestas en conjunto.

El comunicador cumple un rol fundamental dentro de la organización respecto al manejo de la información y trabajo en conjunto con otros espacios. En el caso de tratarse de un plan de CI es muy importante ya que tendremos información de primera mano al realizar el diagnóstico de la organización hablando con la gente de las diversas áreas, conocer qué opinión tienen de su empresa y qué cuestiones consideran se deben mejorar.

Debemos realizar este trabajo de reconocimiento de nuestro público objetivo y a partir de aquí es que vamos a trazar nuestro plan y líneas de acción.

En caso de realizar el plan de Comunicación Digital externo, esta relación con otras áreas también se da, pero de manera conjunta ya que diseñaremos piezas, landings, posteos, etc. Es importante trabajar los conceptos, criterios y objetivos para que todo nuestro plan tenga coherencia. Toda esta información podremos desarrollarla y explicitarla mejor en el Manual de Marca de la organización.

¿Cómo armo un Plan de Comunicación Digital?

Es importante comenzar a elaborar nuestro proyecto a partir de los siguientes puntos, que se complementan y se trabajan de manera conjunta, con un mismo objetivo y que los aquí expuestos son simplemente una guía:

  • Historia de la organización: es bueno conocer el origen, que trabajos y tareas llevan a cabo, cuáles consideran que son sus logros y sus actividades indispensables. Esta reseña debe incluir entre otros la misión, visión y valores. En caso que te toque empezar en una empresa u organización nueva, podés comenzar con los antecedentes de los miembros y su visión sobre estos puntos que te brindarán un aporte diferente y novedoso.
  • Esquema o resumen del proyecto: qué es lo que vamos a hacer, cómo lo haremos y que beneficios o resultados traerá (o complementará, depende nuestro planteo) con el resto de las acciones que la empresa u organización ya está llevando a cabo. Es decir, vamos a enumerar los principales aspectos de nuestro plan y cuáles consideramos (SIEMPRE argumentar) que serán las mejoras que generemos en sus dimensiones cualitativas y cuantitativas.
  • Objetivos: en este punto debemos detallar cuáles son todos nuestros objetivos (el para qué) y cómo los vamos a abordar. Deben redactarse en infinitivo, ser concisos, medibles, creíbles y a su vez es importante detallar los resultados que esperamos.
  • Fundamentar: porqué desarrollamos nuestro proyecto. En esta fundamentación utilizaremos el diagnóstico realizado, es decir, toda la observación previa y cómo va a impactar nuestro plan y en qué aspectos se modificará la actual situación. En nuestra observación inicial podremos elaborar el “problema” a resolver. No hablamos de problema como algo peyorativo, sino como un aspecto que analizamos y podemos modificarlo para que funcione mejor, lo que nos lleva a enumerar cuáles son nuestras fundamentaciones que pueden ser motivaciones personales, de investigación, sociales, políticas, etc.
  • Estrategia: en este punto fundamental desarrollaremos nuestro proyecto, qué metodología utilizaremos, cuáles serán las herramientas a utilizar y en las cuales nos apoyaremos para llevar adelante nuestra estrategia.
  • Destinatarios: el título ya lo dice, pero es bueno que desglosemos el “tipo” ya que de esta manera sabremos a quién nos dirigimos y por ende, qué tipo de mensaje y cómo enviaremos. Por ejemplo puede ser: familias, niños y adolescentes, adultos mayores, organizaciones sociales, etc. Hay muchas maneras de “caracterizar” a los destinatarios y por eso debemos ser específicos en dicha caracterización (quiénes son y que los lleva a ser destinatarios de nuestro proyecto).
  • Cronograma de tareas: utilizaremos este cronograma para ordenar todas nuestras tareas y organizarlas según nuestras metas iniciales. Es importante que sepas que sufrirá cambios, no es inamovible, pero cuanto más ajustado a la realidad mejor. Para este tipo de cronogramas, te recomiendo utilizar el programa Trello ya que es un gran organizador y nos permitirá dividir tareas, asignar responsables, etc.
  • Evaluación de resultados: aquí evaluaremos si el proyecto fue realizado o estamos en camino de lograrlo. Es el momento de cuantificar las acciones y resultados logrados. Por ejemplo: nuestro objetivo era el desarrollo de información de un producto nuevo: 5 fotografías, 3 guías explicativas, 1 video tutorial, 1 pdf de descarga. Esta es la información cuantificada de las acciones y en caso de resultados serían: compartido 300 veces, descargado 50 veces, etc. Y los compararemos con los objetivos planteados en un principio.
  • Presupuesto: el punto sensible de todo plan de comunicación. Es necesario que enumeremos en nuestra propuesta los productos y servicios necesarios para ejecutar nuestro plan (y obviamente sus costos, en caso que los requiera. Por ej. 50 guías de viaje). Si lo que buscamos es un financiamento, porque trabajamos para una organización social o sin fines de lucro podemos involucrar a todas las partes que realicen aportes y enumerarles en qué se va a invertir cada uno de esos aportes. Será de suma importancia que adjuntemos un presupuesto detallado para no dar lugar a suposiciones. 

CONTACTAME

Si necesitás posicionar y darle visibilidad a tu emprendimiento o Pyme en conjunto con tus objetivos de tu plan de Marketing  y no sabés cómo hacerlo; requerís asesoría o de una persona que lo resuelva, escribime: hola@estamosonline.net o completá el formulario de la página de contacto.